Estamos llegando al final de este tiempo de cuaresma y debes utilizar ahora tus pies para ponerte en camino hacia Dios y gozar del abrazo que te has perdido por buscar la felicidad donde no se encuentra: Así lo experimentó el Hijo Pródigo.(Lucas 15, 11- 24)


·EL HIJO MENOR SE MARCHA: La partida del hijo menor representa la tragedia de la vida de quienes de alguna forma se vuelven sordos al AMOR DE DIOS y abandonan el único lugar donde podemos oír esa voz, para marcharnos, esperando encontrar en algún otro lugar lo que no somos capaces de encontrar en casa.


. POR QUE SE VA DE LA CASA DEL PADRE? Porque hay otras voces fuertes, llenas de promesas seductoras, que ofrecen éxito, reconocimiento, felicidades baratas. Nosotros somos el hijo pródigo cada vez que buscamos amor donde no puede hallarse y después llega, evidentemente, el sin sentido, la insatisfacción, la infelicidad…


· ¿CÓMO ME RECIBIRÁ EL PADRE? Fue el amor lo que impidió que el padre retuviera a su hijo a toda costa. Así actúa Dios con nosotros, siguiendo ese misterio de amor por el que somos libres de abandonar el hogar de Dios, pero Él siempre nos espera con los brazos abiertos.


· SIEMPRE PUEDES VOLVER A CASA DEL PADRE: El hijo pródigo solo se hizo consciente de lo perdido que estaba cuando nadie a su alrededor demostró interés alguno por él. Estaba realmente perdido, y fue precisamente eso lo que le hizo volver en sí. De repente, vio con claridad que el camino que había elegido le llevaba a la autodestrucción.